05 noviembre 2008

EEUU votó por Obama, pero también contra Bush

Y pasó la elección en USA. Creo que los resultados reflejan que los americanos están en contra de muchas cosas y muy en favor de otras. Veamos:

En contra del extremismo económico. USA siempre ha sido capitalista y siempre lo será. El asunto es cuál es el tono de ese capitalismo. Es uno guiado por una competencia leal, por la búsqueda del buen producto, del bienestar social, o uno guiado sólo por la avaricia, en una jungla inhumana, desleal y abusiva.

Los americanos tuvieron ocho años de Chicago boys, probaron en carne propia las recetas del "chorreo" y de las "ventajas comparativas", que destruyeron por décadas la clase-media de un sinfín de países - y no les gustó en absoluto.
Este año, el mundo de fantasía y de falsa riqueza que el Dios Libre Mercado crea, les explotó en la cara y aún no logran entender bien qué pasó.

La votación refleja el rechazo del pueblo americano a ese extremismo capitalista representado por una Banca especuladora y por el control hegemónico de la Gran Empresa sobre toda la economía del país.

En contra del extremismo religioso. Por ocho años Bush y su gente basaron su apoyo popular en una amplia asociación con los evangélicos - lo malo, en una asociación con la rama más activista y fundamentalista de esa religión.
Éstos impulsaron una política agresiva en la Educación y en las comunicaciones, apoyaron la impopular guerra de Irak y trataron de meter leyes religiosas en las municipalidades y la Justicia.

Y a la gente no le gustó eso, el metichismo religioso en la política fue demasiado - y lo percibieron como un peligro para la democracia (que lo es).

En contra de una guerra sin sentido. Después del 11S, toda la gente apoyó el ataque americano a Afganistán y la posterior invasión para desalojar del poder a la dictadura talibán .
Esta acción bélica fue apoyada no sólo por el pueblo americano, si no por la ONU y la OTAN, pues se veía como un paso comprensible, necesario y hasta humano.

Pero la guerra de Irak fue otra cosa. La apertura de este frente por parte de Bush y su gobierno recibió un rechazo masivo desde el principio. Era desviar y desvirtuar totalmente los motivos y los objetivos de la guerra en Afganistán, sin un objetivo claro.
Bush y los suyos no encontraron nada mejor para ganar algo de apoyo que mentirle al mundo entero - e iniciaron una guerra sin sentido, llena de errores, de irresponsabilidades, de estrategias y tácticas erradas.

Los resultados de la votación también muestran el rechazo a ese desperdicio inútil de vidas y de recursos - de billones de recursos. Muchos de ellos usados para enriquecer, en negocios dudosos, a varios socios de Bush.

Rechazo al proceso de Globalización. Si bien la Globalización fue diseñada teóricamente para distribuir la riqueza entre los países, a través de la "especialización del trabajo" - todo fue desvirtuado por los grandes conglomerados internacionales, los que aprovecharon de mover capital a los países pobres sólo con fines de abuso y de concentración de riqueza.

En los últimos años los EEUU han perdido billones de capital y cerca de 5 millones de puestos de empleo, que se han movido a Asia, Africa y Latinoamérica. Y procesos semejantes han sufrido Canadá y algunos países europeos.

Esta política de facilitarle el camino al poderoso sin ética, recibió un obvio rechazo de la gente común y corriente en esta votación.

La verdad es que el gobierno de Bush lo hizo todo mal - fue incapaz de ganar las guerras de Afganistán e Irán, luchando contra grupos cuasi-primitivos, fue incapaz de capturar a Osama Bin Laden, mostró total incapacidad de respuesta ante emergencias en el propio EEUU, como el huracán Katrina, por ejemplo.
Permitió el saqueo de la riqueza nacional a manos de un grupo de economistas y bancarios, que llevó al país a la peor crísis en cien años.

De manera porfiada siguió impulsando una sociedad dependiente del petróleo, tratando de desmentir el Calentamiento Global, amenazando a la comunidad científica, continúo sin invertir nada en energías alternativas y llamando a más búsqueda de petróleo (su negocio familiar) en Alaska y mar afuera que, quedaba claro para todos, no era la solución real al problema.

También creó y mantuvo problemas legales y éticos, como la Prisión de Guantánamo y los abusos de Abu Greib, que no aportaron nada en la lucha contra el terrorismo o en seguridad, pero sí, dieron mal nombre al país ante el mundo democrático.

Todos estos errores ayudaron a la campaña de Barack Obama, sin duda.
Pero la votación de ayer mostró no sólo el rechazo de los estadounidenses a todo lo anterior - sino, también reflejó que mucha gente, sobre todo la juventud, quiere aires nuevos, nuevas ideas políticas, un ambiente renovado, más limpio - que represente los intereses de la gente común y corriente, no las teorías económicas voladas de algunos o sólo las ambiciones de los poderosos.

Blogalaxia Tags:

3 comentarios:

Rafael Arjona dijo...

Interesante análisis, aunque yo añadiría también el anhelo (casi mundial) de que un afroamericano llegará a ser presidente, y por supuesto el tremendo carisma de Obama también ha ayudado bastante.
Saludos

frank h. dijo...

así es, Rafael - esta es solamente una lista de lo que yo creo que el público americano rechazó - o sea, la parte negativa del voto.

en otro post veremos lo positivo - lo que los americanos quisieron obtener.

abrazos eleccionarios!

Anónimo dijo...

Los americanos y el resto de la humanidad ponen su confianza en otro gobernante que de momento, y creo que más adelante será otra pesona corrompida por el poder