21 enero 2012

To SOPA or not to SOPA? - Parte II

He estado leyendo varios artículos sobre la SOPA y la PIPA. Partamos con el asunto de que ambas leyes ya murieron, o si no, agonizan. No serían aprobadas o, si lo son, serán rechazadas por el partido Demócrata en EEUU.

Varias cosas tengo más claras que cuando escribí el artículo anterior.
Primero, la ley SOPA se atribuía demasiados poderes, los 'castigos' que proponía eran muy por encima de la pena misma. Era tan poderosa que  - en potencia - podía ser utilizada con fines muy diversos. Principalmente económicos, pero también políticos.
Y eso siempre es peligroso. Leyes de tal calibre hay que pensarlas mucho.

Segundo, el asunto SOPA no tiene nada que ver con una supuesta 'lucha de clases' entre ricos y pobres, como varios han insinuado. Nada que ver. Para muchos la fórmula dialéctica de opresor-oprimido es la única manera en que entienden absolutamente todo problema.

La ley SOPA es esencialmente el intento de grandes compañías, y de otras no tan grandes, de defenderse  del robo constante y masivo que sus productos sufren a nivel mundial. Nadie puede negar que películas, álbumes de música, libros... son copiados sin permisos y sin derecho, repartidos en la red, bajados, vistos, escuchados y leídos 'a la mala'. Y para una compañía que ha gastado 500 millones de dólares en una película o una que ha gastado 100 millones de dólares en desarrollar un programa, ese proceso de robo mundial es desastrozo, económicamente.

Hay países centro y sudamericanos - lo he visto con mis ojos - cuya economía completa se mueve en base a la piratería. Todo es pirata. Todo. Desde un simple libro de texto hasta cualquier programa de computación. Es un desangre imposible para empresas que crean, realizan desarrollos que cuestan millones, cumplen la ley y pagan impuestos.

Bueno, la ley SOPA-PIPA ya murió. Era demasiado poderosa, al parecer. Daba miedo.
Eso no quita que de alguna manera haya que defender a los que trabajan duro creando un producto y que  esperan venderlo en lo que vale. Es la manera en que una sociedad prospera.
El robo indiscriminado que actualmente ocurre en internet - ¿alguien puede negarlo? - deber ser detenido de alguna manera. Es injusto y destructivo.

Vendrá, quizás, una tercera opinión al respeto.

3 comentarios:

Marta Salazar dijo...

yo creo que no murió, está simplemente congelada...

el caso Megaupload nos hace ver que se puede combatir la piratería dentro de la legislación actual...

Un abrazo!

snoopy dijo...

Querido Panchula, excelente comentario (partes I y II) no tenía idea de ello, ahora sé un poco mas, y a partir de lo que leí tengo algunas consideraciones que hacer: primero me parece bién que a las personas que creen algo, se les pague por ello, maxime si su creación es en beneficio de otros. Segundo hay que considerar que cuando uno decide entrar a un campo de juego tiene claras las reglas y después a llorar a otro lado.
La red global ha permitido saber muchas cosas y su beneficio es mas que su perjuicio, es decir con todos sus defectos es mejor que no tenerla. ¿cachai?... Creo también que las personas o compañías tienen derecho a no ser robados, o a cobrar indemnizaciones por ello -como la famosa ley SOPA que mencionas, pero lo que no se puede tolerar son las tasas que cobran los bancos aludiendo el mismo pretexto (en Chile se llama tasa Máxima Convencional) que llega hasta un 50% así los bancos tienen utilidades estratoféricas en desmedro de la clase media que necesita de esos recursos para progresar.

En resúmen pienso que la solución es una mejor distribución, de recursos, derechos, obligaciones y penas. Snoopy.-

Frank H. dijo...

veremos qué nos depara la sopa en el futuro, Marta.

Snoopy, tienes toda la razón con eso de la tasas, es un abuso increíble.
me comentaba un director para Américalatina del banco Scotia que en algunos países, los intereses llegan al 90% !!!! , las llamadas 'inversiones del alto riesgo'.
simplemente el banco considera que ese país es tan inestable política y económicamente que tiene que asugararse pronto.
un abrazo, escríbame pues, no tiene que mandar fruta :-)