03 octubre 2009

Paseo virtual por Jerusalén


Hay muchas ciudades especiales y famosas en el mundo, pero si se busca una que tiene miles de años de Historia, que está viva y creciendo hoy y que además está en las noticias día a día - uno debe pensar en Jerusalén.

Yo no viví ahí, pero llegué a conocerla bien - manejé y anduve por ella y algunas veces hice de guía turístico a amigos y familiares que visitaban Israel.
Recuerdo una pareja de chilenos que llegaron por allá en luna de miel. Por supuesto, entre otras cosas, querían conocer Jerusalén. Iban sumamente nerviosos en el viaje a "ver el lugar donde Jesús había predicado y muerto".
Anduvimos todo el día - en realidad, dos - y les mostré todos los sitios religiosos, turísticos e históricos. La segunda noche me confesaron que en verdad "se habían desilucionado un poco". "¿Por qué?", les pregunté. "Bueno - me dijeron - es una ciudad moderna, llena de autos y edificios..."

Mucha gente llega allá con la idea de la Jerusalén antigua, con palmeritas, mercados, y gente transportàndose en burros y camellos.

La moderna Jerusalén, vista desde el Museo de David

De todas maneras es una ciudad increíble, con una magia singular.
Construída en lo alto de las montañas de Judea, tiene un aire limpio y penetrante - muy calurosa en el verano, pero con noches frías. A veces, en invierno nieva bastante y las máquinas de la municipalidad deben trabajar día y noche para mantener las calles transitables (ver foto más abajo).

Arquitectura y atmósfera originales se mantienen por ley - toda construcción debe ser de piedra, y así, casas con cientos de años, reliquias de miles, edificios modernos y hoteles elegantes comparten un mismo aspecto exterior - piedra.
Jerusalén entera tiene una coloración blanca-beige-arenosa, rota solamente por los techos rojos de los barrios residenciales y por el verde de los jardines.

La ciudad se extiende por la cúspide de varias montañas vecinas. Es bastante 'dura' desde el punto de vista topográfico. Transitar por sus calles atochadas, repletas y generalmente angostas es para darle un ataque de nervios a cualquier chofer sin experiencia.
Esto se ha aliviado un poco ahora con la construcción de varias carreteras que circunvalan la ciudad y hacen posible viajar de una montaña a otra sin pasar por los centros más densos.

La calle Ben Yehuda, una mañana nevada

Pero lo más increíble de todo allí es la población - casi un millón y medio de personas - que es una mezcla increíble de razas, religiones y estilos.

En una caminata por las calles centrales - la Ben Yehuda o la King George, por ejemplo - uno se cruza con judíos ortodoxos ashkenazitas, judíos ortodoxos sefarditas, curas católicos de diferentes congregaciones, monjes cristianos ortodoxos rusos, monjes cristianos ortodoxos armenios, pastores protestantes anglicanos, bautistas, monjas católicas de negro, de azul, de gris, de blanco... monjes cristianos griegos, monjes coptos, musulmanes shiítas, musulmanes suníes, gente de terno y traje que va o viene del trabajo, hippies, jóvenes punk, miles de turistas, patrullas de soldados israelíes, árabes que llegan o salen del mercado realmente en burro, negros, asiáticos, auropeos, judíos falachas (judíos negros), profesores, estudiantes universitarios, comerciantes, vendedores, niños que te ofrecen una vuelta en camello, otro que te vende trozos "de la cruz de Jesús", "agua del Jordán" o papiros egipcios "originales" - en fin - o lo gozas, o te vuelves loco. Yo lo gocé, siempre.


Un cruce de carreteras en los barrios residenciales

Jerusalén es una increìble locura de ciudad. Se calcula que fué fundada por los hebreos hace unos 3 mil años atrás. Se la menciona como un lugar importante en textos egipcios de unos 2.000 años AC: un poblado llamado por los egipcios "WSMM" (jeroglíficos) que se pronuncian - "rushalimúm". 500 años más tarde aparece nombrada como "Ursalimu" en textos asirios.

En los textos bíblicos hebreos más antiguos se la llama "Yerushlém", aunque una vez ordenados estos textos para ir conformando el Tanáj (la Biblia) - es nombrada por primera vez en el primer libro, "Be Reshít" (El Génesis), como "Salém".

Al parecer, la primera parte del nombre viene de "yara": fundar - que después derivó en "yeru: fundaciòn, ciudad. La segunda parte viene de "salém": el nombre del dios semita: "shulmanu" o "shulman" (el Todo), término que después derivó en "shalom".
La creencia de que Yeru-Salem significa "fundación de paz" es una interpretación muy posterior, que no corresponderìa con los orígenes históricos.

En fin, Jerusalén, fuè la capital del Reino de Judea (y capital del actual Estado de Israel), es una ciudad con una Historia larga, sangrienta, guerreada y tremendamente importante en el devenir de toda la cultura occidental.
Ha sido el centro físico y espiritual del Judaismo desde su fundación. 1.500 años más tarde allí nace el Cristianismo y 600 años despuès allí nace el Islám.
Lugar disputado con fiereza - ha sido conquistada y reconquistada más de 80 veces!

Basta por ahora - en otra oportunidad seguiremos conversando de estas cosas.

2 comentarios:

Francisca dijo...

Te invito a escuchar el podcast de los blogs "¡Larga vida al Blog!"
http://largavidaalblog.blogspot.com/

Frank H. dijo...

gracias!