05 abril 2012

Gunter Grass y su pogromo en verso

Ayer se levantó una controversia mundial por un poema. Cosa rara. El poema fue escrito por un premio Nobel de Literatura y fue publicado por varios periódicos en el mundo.
El poema es claramente contrario a Israel, es en apoyo de Irán, acusa al estado hebreo de querer ‘destruir Irán’ y de ser ‘un peligro para la paz mundial’.
Duras acusaciones contra el país judío. Duras y especialmente controvertidas pues el escritor, Gunter Grass, es alemán y con un reconocido pasado en las SS nazis.

Esto ya pone signos de interrogación – sino manchas - en la pureza moral que el poema acusatorio de Grass pudiera tener. Pero, más allá de consideraciones negativas personales el poema peca en sí mismo de muchos pecados mortales: es históricamente retorcido en algunas partes y falso en otras.
Finalmente, en una maniobra propagandistica reptiliana, Grass ha dado a conocer el poema dos días antes de la celebración judía de Pesaj.

Por siglos, la fiesta de Pesaj ha sido usada en Europa por racistas, antisemitas y extremistas religiosos para elevar los ataques contra la minoría judía, no sólo de palabra y texto sino de acción: cientos de progromos fueron azuzados en las cercanías de esta fiesta y miles de judíos atacados, heridos y muertos en ellos, propiedades y negocios incendiados y vandalizados.
Grass ha soltado su poema acusatorio siguiendo esa exacta tradición europea.

El poema acusa a Israel de ‘querer destruir al pueblo de Irán’, lo que es obviamente falso. Si hay tensión es con el régimen iraní, no con los iraníes. La dictadura religiosa de los Ayatolas – cuya principal víctima es el propio pueblo de Irán – es la que está en crisis con Israel. Y si alguna vez el país hebreo toma iniciativas bélicas será intentando neutralizar o eliminar el peligro que esa dictadura representa, no al ‘pueblo de Irán’.

Grass también acusa en verso a Israel de ‘ser un peligro para la paz mundial’. ¿A qué viene esa acusación? ¿Alguna vez Israel ha entrado en guerra con algún país o entidad árabe – o cualquier otra – que no haya sido en defensa propia?
¿Alguna vez Israel ha amenazado a alguien con su supuesto armamento atómico?
Quien revise la historia podrá comprobar que todas las acciones bélicas entre el estado hebreo y sus vecinos árabes han sido provocadas directamente por ataque de los países árabes contra Israel o por ataques contínuos de grupos terroristas desde esos países.
Pero para Grass no los belicosos países árabes, ni los grupos terroristas son ‘un peligro para la paz mundial’, tampoco lo son las amenazas del régimen iraní de ‘borrar del mapa el cáncer sionista’. Para Grass el peligroso es Israel.

Una muy desbalanceada  brújula histórica maneja Grass. Tan desbalanceada que parece calcada de la más burda propaganda antisemita de siempre. Es que se esperaba más de él. Él es premio Nobel. Puede criticar, pero de un premio Nobel se espera una crítica de horizontes más amplios, más fundada, más cierta en suma.
Gunter Grass y su poema difamatorio, su pasado nazi y su ceguera histórica quedará inscrito entre los más desmerecidos premios Nobel, dejando la sensación de que alguien puede escribir ficción muy bien y ser vil al mismo tiempo.

Unos han atacado Israel con guerras, otros con terrorismo, otros con boicot, otros con la  propagación de falsedades... hay de todo, Gunter Grass, que no quiso perderse el pogromo intelectualoide de este año, prefirió hacerlo en verso.

Relacionados:

2 comentarios:

Marta Salazar dijo...

Muchas gracias Frank! Tienes toda la razón! Y si lo publicamos en Planisferio? Con link a tu blog y agradecimientos?

Sabes que yo sabía desde hace years que Grass había sido de las Waffen SS, pero pensaba que era conocido... A la SS si obligaron a muchos a entrar... Pero a las Waffen SS, ahí sí que no... Les costaba entrar.

Yo tengo una teoría sobre Grass: él no se ve precisamente como un "germano", por decir lo menos... Su mamá pertenecía a una minoría eslava llamada kaschuba, esto motivó que tratara de compensarlo queriendo ser más nazi que todos...

Esto lo veo mucho en Alemania y en el mundo, también hoy, lo llamo Mecanismo psicológico de compensación étnica...

Un abrazo!

Frank H. dijo...

hola Marta, sí, por supuesto que puedes publicarlo en Planisferio.
y gracias por el comentario y aclaraciones.
buen fin de semana!