28 septiembre 2010

Nuevamente Israel y palestinos conversan: ¿será ésta la vez?

En las noticias nuevamente las posibles conversaciones entre israelíes y palestinos en pos de una posible paz.
Un asunto que lleva muchos años, oficialmente más o menos desde 1992, con ciertos logros, con muchos pasos hacia atrás, en medio: mucha violencia, tensión, guerra y víctimas de aquí y de allá.

Es que las conversaciones de paz llevan casi veinte años, pero el problema es mucho más viejo. Antiguo, con una historia compleja e intrincada que muchas veces más molesta que ayuda en esto de conseguir la paz.

Yo me he referido al asunto incontables veces en este blog. Porque me interesa, porque lo conozco bien y lo conozco bien porque viví casi veinte años en aquella región, donde es imposible vivir sin que el conflicto israelí-palestino te succione como remolino oceánico.

Han pasado tantos años que cada vez que se intenta de nuevo esto de la paz, los actores son diferentes, las circunstancias distintas, no sólo en la región, sino también afuera, en los EEUU, en Europa.
Hoy está el armamentismo nuclear iraní, su fundamentalismo religioso, su retórica abiertamente holocáustica. Ahora está Hamas dominando Gaza a punta de rifle. Ahora está Hezbala dominando el sur del Líbano, armado hasta los dientes con proyectiles iraníes.

Una situación compleja, con muchos - demasiados - actores, cada uno de ellos con sus propios intereses. Israel, los palestinos, los países árabes, EEUU, Europa... sumemos a esto los fuertes intereses económicos de China y Rusia en la región.

Pero, como siempre, todo queda en manos de Israel y los palestinos cabales. De Benjamín Netaniahu, que en estos momentos es Primer Ministro israelí, de Majmud Abás, presidente palestino y de Salam Fayad, primer ministro palestino.
Son ellos los que deberán mover sus peones políticos dentro de sus propias comunidades para adelantar acuerdos mutuos. Si realmente quieren.

"Es la última oportunidad" dicen diplomáticos en EEUU y Europa, pero palestinos e israelíes saben que no es así: que seguirán allí, vecinos para siempre. Cuando lo quieran, habrá una nueva oportunidad de hablar... hoy, mañana, pasado mañana. Sólo es cosa de golpear la puerta de al lado.

Los árabes tienen el refrán "la rapidez viene del demonio" y se toman su tiempo para todo, los israelíes parecen conformarse con un día más, un mes más, un año más en el status-quo. "Quién sabe qué pasará mañana", piensan "quizás por milagro todo se solucione en favor nuestro"...

Y todo parece seguir igual. Pero no crean, en el Medio Oriente todo es posible. Quizás nos llevemos una sorpresa esta vez. Una agradable, esperemos.


Relacionados:
¿Es correcta la táctica de Obama en el conflicto Israel-Palestinos?
Belén - pequeña ciudad de muy antigua historia
Una paz demasiado cara
El conflicto Israelí-Palestino para dummies


Blogalaxia Tags:

6 comentarios:

Bob Row dijo...

Hola Frank. Estoy de acuerdo contigo en esa buena idea: en la solución de este conflicto la Historia genera problemas, no soluciones.
Durante mi infancia en Hashomer Hatzair, la formación borojovista que recibí me permitió asumir el sionismo como intento de resolver los problemas del pueblo judío contemporáneo (antisemitismo, extraterritorialidad, competencia capitalista con excusas étnicas); no ninguna supuesta promesa divina a un pastor hace tres mil años.

En el mundo de hoy, ya ocurrido el genocidio y alterada radicalmente la configuración social del mundo en el que viven los judíos, creo que ese fundamento borojovista ha perdido vigencia.
Ya no soy sionista, pero sigo vinculado a la solución del conflicto tanto por razones objetivas (el nudo de intereses que se cruzan explosivamente allí) como subjetivas (los vínculos familiares y con mi propio pasado, del que no reniego).

Pero, como argentino, puedo decirte que tras el atentado en la Amia en 1994, la actuación del Estado de Israel (y de los dirigentes comunitarios que se privilegian de hacerle la corte) me ha confirmado lo que hacía tiempo sospechaba: Israel, como Estado, tiene intereses propios que no necesariamente coinciden con los de la protección y la justicia para los judíos del mundo. Ellos han sido cómplices de la trama de desviaciones investigativas y supresión de pruebas que tornan imposible el esclarecimiento del hecho.
Primero está su agenda política (poner a Irán en el banquillo, desvincular a Siria) que la verdad y la justicia para las víctimas.
Un abrazo.

Frank H. dijo...

interesante lo que dices, Roberto - aunque no entendí bien la relación entre mi texto y el atentado a la AMIA.

primero, si bien el Holocausto ya pasó, los problemas del pueblo judío no: judeofobia, terrorismo, boicot, amenazas de exterminio (Irán), ataques latentes (Hamas, Hezbalah, Al Qaeda), entre otros, unos foráneos, otros internos.
a estas alturas Sionismo es apoyar y aportar, con lo que cada uno pueda, al único país judío del mundo. (existencia que se hace inadmisible, insoportable para tantos)
como todo en la vida, esto también depende de decisiones propias: el que quiere ayuda, el que quiere se desentiende y el que quiere apoya al enemigo. cada uno saca la carta que más le viene de acuerdo a su consciencia.

segundo, esto que mencionas de "el Estado de Israel interferiendo en las investigaciones para esclarecer el atentado de la AMIA".
y eso, por lo que entiendí, con el perverso fin de ensuciar el buen nombre del régimen iraní y del sirio.
impactante. si tuvieras, te agradecería datos más concretos al respecto. qué se yo, fuentes, nombres, acciones que muestren las intenciones del malévolo Israel.

- gracias de antemano y saludos!

Bob Row dijo...

Pido disculpas por demorarme, ya que estoy muy apretado de tiempo.
Cuando digo que la situación judía ya no es la misma, me refiero a la situación intermediaria entre ricos y pobres que el pueblo judío ocupaba y que lo hacía apto para desviar los conflictos (pogroms). Hay judeofobia, como hay islamofobia y muchas xenofobias usadas en la propaganda política, pero no existe la situación social especial que dio origen al Sionismo.
Por eso digo que ya no existe para resolver esa situación; ahora es una excusa ideológica para uso de los políticos nacionalistas israelíes. Pero "no en mi nombre".

sigo...

Bob Row dijo...

Los atentados a la Embajada israelí (1992) y a la Amia (1994) son muy cmplejos y las pruebas muy confusas. Unos dicen que hubo autos-bombas, otros que no. En ambos casos se estaban haciendo refacciones que dieron la oportunidad para introducir explosivos en bolsas de cemento. Pero eso lleva a la "pista siria" que ni Argentina, ni EEUU ni Israel quisieron seguir (fíjate que me entendiste mal) y sólo hablan de Irán.
Abajo te agrego dos links sobre el tema. Lo interesante es que el embajador israelí (Avirán) se quedó en Argentina haciendo negocios con Menem (presidente de origen sirio entre '89 y '99). El ex-presidente de la comunidad judía (Beraja) está preso (por fraude bancario); el juez de la causa está procesado.
También preso el comisario de inteligencia Palacios que desvió la investigación sobre los sirios amigos de Menem y desapareció las grabaciones inculpatorias. Este mismo comisario fue recomendado por el Mossad o la Embajada (según dice nuestro "Piñera" (Macri) y refrendaron los dirigentes comunitarios actuales (ver video) cuando buscaba organizar un cuerpo de policía para Buenos Aires cuando Macri fue electo para gobernarla.

Bueno, esto ya es largo; te dejo los links:

http://www.youtube.com/watch?v=3KT9Ds_JGH4
http://www.anajnu.cl/menemamia.htm
http://www.periodicotribuna.com.ar/6240-hay-que-decirlo-ni-iran-ni-rabbani-tienen-que-ver-con-el-atentado-a-la-amia.html

Un abrazo.

Bob Row dijo...

Te agrego este copypaste donde hay algunos párrafos más específicos sobre la dudosa actitud de Israel en la investigación.

http://www.taringa.net/posts/info/6227405/Atentado-a-la-AMIA.html

Como me dijo Eamon Mullen, un joven escritor irlandés (afincado en Buenos Aires) que defiende a Israel, pero sin engañarse con idealizaciones:

"Israel es un Estado como cualquier otro; ¿por qué debería exigírsele una ética especial?"

Frank H. dijo...

gracias x la detallada respuesta, Roberto.
detallada, pero triste. porque las "acusaciones" vienen exactamente de donde pensé - en principio - que venían, pero quería confirmarlo.
prepararé una respuesta de post, porque creo que el tema da para eso y será, a su vez, una buena reflexión.

para mi, Eamuon Mullen, podrá ser lo que sea, pero se equivoca medio a medio. Israel no es un país "como cualquier otro", y aquí yo cito a Saint Exupery a través de El Principito:
ºesta no es una rosa como cualquier otra. es MI rosa".

trataré de postear mi respuesta hoy. a más tardar mañana.

saludos!